Historias

Volver

Gustavo (Santiago de Chile)

imagen de la historia

Vagamente recuerdo que cuando era niño tenia problemas para ver televisión, siempre me acercaba mucho al televisor, asi fue como mis padres se terminaron percatando que tenia algun problema de vision, y ahí me llevaron a primer oftalmologo, quien me encontro miopía y astigmatismo. 

Asi fue como conoci los anteojos, en esos tiempos se usaban los lentes tipo Ray Ban, esos que usaban los detectives y policias, claro que los mios eran de plastico y de una optica del centro de Santiago y con aumento. 

Ya un poco mas grande, quizas en octavo basico recuerdo jugando a la pelota en la calle fuera de mi casa, una tarde de verano, a la hora en que empezaba a caer el sol, hice una gran maniobra con el balon, deje a dos adversarios mirando al otro lado, pero no contaba con la astucia de un poste que no se movio ante semejante finta y quiebre de cintura que hice, por lo que hizo tremendo faul, si, es el primer recuerdo que tengo de un choque con un poste que no veia, y luego vendrian, de apoco, cosas extrañas. 

Comenze a visitar mas seguido al oftalmologo, y en esa misma frecuencia aumentaba el grosor de mis lentes, y cada ves que lo visitaba, digamos desde segundo medio, yo le decia a mi doctor "sabe?, no veo bien de noche, que passa?", a lo que mi doctor contestaba rapidamente "es un comportamiento tipico de la miopía", ya en ese entonces comenzaron las fiestas, las tipicas "quermeces" del colegio y las fiestas comerciales, ahí ya era claro que algo pasaba, pero me doy cuenta ahora, pensando y recordando, obvio, era el que menos bailaba, cuando bailaba aun se muy bien con quien era, pero no recuerdo ni la cara ni la forma en que ellas bailaban estando a tan solo un metro de distancia, pero exacto, los lugares eran oscuros. 

El tiempo siguió pasando, al final del colegio era parte importante en el equipo de Volleyball del colegio, me encantaba, ademas me gustaba mucho jugar a la pelota, habian quienes decian que era un gran arquero, otros que tenia habilidad con la pelota para jugar de 10, me sentia muy contento, asi lo recuerdo. 

En un verano fuimos al valle del Elqui con mi papa y hermanos, especificamene a acampar a Cochihuas, y una noche tirado en el suelo, mire al cielo, y pude ver unas pocas estrellas, quizas 10, y nos reimos mucho con mi familia, por que ellos decian que habian millones y yo les apuntaba las que iba viendo. 

Sali del colegio y entre a la universidad, el primer verano en la universidad (1994) fui dos amigos y dos amigas a Quintay, que linda playa, nos quedamos acampando en el campamento militar muy cerca de la playa, si no conocen Quintay, vayan, es muy linda, bueno, creo que definitivamente ahí fue cuando ya me di cuenta que realmente algo andaba muy extraño, para llegar del camping al pueblo habia que pasar por un sendero, por que el camino de los autos era harto mas lejos, y con mis amigos fuimos, pero yo no veia casi nada, y me tuvo que llevar una compañera de la mano. 

Bueno, volvi a la Universidad , y en Agosto de 1995, mi padre m dijo "hijo, hable con un oftalmologo amigo mio, que ha operado a varias personas de miopía y astigmatismo, y me gustaria que lo vieras", con mi padre teniamos un sueño en comun, que era algun dia sacarme los lentes para siempre, por lo que con mucha ilusion parti a Temuco, donde atendia dicho doctor. Este doctor me hizo los examenes de rutna, y tambien me dilato un poco la pupila para verme el fondo de ojo, luego entendi que el fue el primero que se dio cuenta que tenia, y fue en la primera ves que me vio, y me pidio los examenes, que ya conozco muy bien, asi que llegue a Santiago aun con muchas ilusiones y cumplir con el tramite de los examenes, fotos de fondo de ojo, campo visual y Electro retinograma, este ultimo en su conclusión fue tajante, prácticamente nula respuesta, y se me diagnostico la famosa RETINITIS PIGMENTOSA, que ya el nombre asusta. 

Después de esto pasaron muchas cosas, la vision nocturna ha ido empeorando, comenzo fuerte el deslumbramiento, mis campos visuales se fueron acortando, junto con esto pase por momentos de fuertes depresiones, muchas veces me he preguntado por que a mi, de hecho investigue a mis familias, y soy el unico, pero si hay cosas muy buenas que me siguen, como es el apoyo incondicioal de mi familia, de muchos que me quieren, he intentado no perder el buen humor, hoy tengo 32 años, han pasado mas de 12 años de que me la diagnosticaron, aun veo bastante como para leer, caminar de dia solo, aunque con problemas pero puedo, quizas a veces me exijo demasiado, pero me gusta exigirme un poco, por que cuando las cosas salen y por ejemplo llego solo a la casa de noche, es un gran triunfo, como que interiormente digo "hoy le gane a esta enfermedad", quizas con palabras bastante mas fuertes, jajaja. 

Bueno, el resto de la historia se sigue escribiendo, dia a dia, y ojala esta historia tenga un muy buen final, por que si se encuentra una cura no sere solo yo, sino que miles y miles "Retinosos" que nos podriamos literalmente ver a las caras.

Volver

Eulogia S├ínchez 077, Providencia - Teléfono: (+56 2) 2 634 14 47
administrador@retinitis.cl - Santiago